Estamos en, casi, ninguna parte... (A. Dolina)











miércoles, 4 de junio de 2008

Pavana (Jethro Tull)




Ni cómos, ni porqués.

Sólo la doctrina circular de aquello que está destinado a repetirse: repetirnos.

El secreto terror de lo conocido que nos muerde el talón y el futuro (inútil remedo del pasado, más grotesco, menos indulgente).

Inútil e inacabado. El presente tropieza con la nuca del tiempo y crujen los engranajes.

Ruido de clavos urgentes.

Ruido de dados que caen siempre del lado de perder.

Todos masticando el ropaje ficticio del tiempo, viajero cansado de correr hacia ningún lugar.

Un día de éstos, le haré caso a las voces que asaltan los rincones desconocidos y cavaré un pozo profundísimo dónde enterrar tanto ruido, tanto miedo, tanta torpe ingenuidad.

Mientras tanto, gracias por la música (otra forma de enterrar miedos y ruidos).


3 comentarios:

Claudia Sánchez dijo...

María:
Estoy asombradísima!
Estuve a punto de postear este mismo video hoy.
Mientras pensaba, tengo que pedirle a María algunos temas tranquis de JMJ.
Las voces.
Los rincones desconocidos, pero no tanto, porque sabés que están.
Enterrar el ruido, pero no los sonidos.
Enterrar el miedo, pero no la adrenalina.
Y la ingenuidad, que nunca es torpe por su misma condición.
Pero dejá algo de candidez.
Escasea mucho en estos tiempos.
TQM,
Claudia

Vivianne dijo...

La música es una fiel compañera de ratos de trabajo de ratos de ocio y soledad, enterrar los ruidos esos que te amilan el alma, lindo blog!!

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

muy bien, que linda musica...