Estamos en, casi, ninguna parte... (A. Dolina)











jueves, 3 de enero de 2008

Desdémona

El mar, el silencio, el tiempo.

El último puerto para este monumental osario de hierro dormido para siempre.

La bestia ha elegido el abrigo de un paisaje verde y azul que, de a ratos, se encabrita y crece tras el temible bramido del océano.

El viento implacable que baja desde las laderas cercanas, combate a la mole enarbolando su acerado filo.

Por toda respuesta, el silencio sube desde los oscuros camarotes y amenaza tragárselo con su bocaza despedazada, en la que se adivinan voces y risas antiguas.

El casco denuncia con bordes sordos, por debajo de alguna de las inútiles capas de pintura, un nombre lejano: "Hamburg".

Pero los navegantes saben que "Desdémona" duerme en el fin del mundo.





Como en los otros casos, conviene hacer arrancar el clip y luego ponerlo en pausa hasta que "cargue" totalmente. Esto garantiza poder verlo sin molestas interrupciones.
Y suban el volumen; escucharán algo muy próximo al sonido del viento entre las grietas de hierro.

9 comentarios:

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Te leí en boobmerang.
Eso me llevó al blog de Wiñaski (por la blogonovela) y encontré tu comentario a Mondiola (es verdad es un genial dolinero, el tipo, pero escribe fatal) en el post sobre Nietzsche.

Alguien -adhelma- dice que "una que corregía con arrogancia y soberbia" y que "desapareció".

Supongo que lo dijo por mí.
Ella me felicitaba siempre que enviaba algún poema.
¿Ahora soy arrogante y soberbia?
Hice hincapié en el tema de la ortografía porque de tanto leer mal uno después se equivoca sin querer.
Varios meses después (probados todos los puntos que supe mencionar, y dicho esto humildemente) encuentro que los comentaristas siguen con sus rencillas y sus mariconadas, sus falsas anécdotas de millonarios (gordo, negro y quilombero) y sus mundos pequeñitos para sobresalir.
No es que me jacte, pero prefiero leer y solo comento brevemente de tanto en tanto para no entrar al trapo.
Me hartó el mundo de los anónimos mezquinos que encapsulan su histeria en un diario masivo y son incapaces de comentar a quien no tiene chapa de padrino.

Lu
Paulita Thomas y vos siguen siendo las mujeres que mejor escriben en esos aires.

María dijo...

Bienvenida, Lucía.
La rara perla de tu presencia es bienvenida en cualquier universo de palabras.
Incluso en éste, en el que el silencio teje su red de sombras.

Aclaro que no me dirigía al Sr. Mondiola, sino a otra persona. Pero bueno, es un asunto sin importancia.

Por otro lado, es cierto que la fauna de los blogs es curiosísima.
Una sopa que estará analizando más de un sociólogo.
Como verás, soy un bicho más, aunque poco gregario.
De a ratos, me asomo y escribo, casi sin poder evitarlo.
Cuando comience el año laboral se me irá la mala costumbre.


Que tengas un muy buen año y adornes el nuestro con tus versos.

Steki dijo...

Hola María!
Qué gusto pasar por aquí.
Muy lindo, Desdémona y espectacular la música.
Te admiro por tus comentarios en Hogueras.
Que tengas un año excelente!
BACI, STEKI.

negro, gordo y quilombero dijo...

"encuentro que los comentaristas siguen con sus rencillas y sus mariconadas, sus falsas anécdotas de millonarios (gordo, negro y quilombero) y sus mundos pequeñitos para sobresalir."

Hola!
¿Necesitan compañía?
NEGRO, GORDO Y QUILOMBERO

María dijo...

¡Qué sorpresa, Steki!
Bueno, muchas gracias por la visita.
Lo que yo admiro es tu luminosa energía: un sol así de grandote.
Excelente año para vos.

nebro, gordo y quilombero dijo...

Parece que no.

María dijo...

Pase, pase.
Tome asiento, si desea.

Aprovecho para recordar que los comentarios firmados no necesariamente coinciden con la opinión de la casa.

MiraventZen dijo...

Te vi en Hogueras.
Hermoso tu blog.
Saludos desde Baires.

María dijo...

Gracias.
Intentaré reincidir.